El pueblo español podría perder su soberanía por el rescate a Bankia

por | 10 mayo, 2012

Rescate e intervención son las palabras que más suenan en el extranjero

Lo que parecía sólo un peligro lejano, improbable y al que se le iba a dar pronta solución se ha hecho realidad. El toro de la crisis y la quiebra está aquí, nos embiste y no tenemos cerca barrera alguna que nos libre de una soberana cornada. Las razones de este rescate son muchas, pero el detonante del rescate a España va a ser la intervención de Bankia.

España no tiene suficiente dinero para tapar el agujero de Bankia

Una de las grandes problemáticas de esta intervención de Bankia es que España no tiene suficiente dinero como para sacarla del atolladero en el que se encuentra. Además de avalar a Bankia por más de 15.000 millones de Euros emitidos por el BFA en deuda, urge la necesidad de sanear otros 10.000 millones de los llamados activos tóxicos.

Esta es una cantidad muy grande en la actualidad para el estado español y no es la única.

La caida de Bankia arrastrará al resto de bancos

Una de las consecuencias de la caida de Bankia va a ser la caida del resto de la banca. Según fuentes el gobierno ha exigido a la banca el aprovisionamiento de 54.000 millones más, además de 270.000 millones para cubrir pérdidas en prestamos hipotecarios y deuda corporativa. Con lo que la situación va a ser insostenible. Esta caida terminaría siendo como la quiebra bancaria irlandesa pero a mayores proporciones.

El miedo a la quiebra bancaria disparará la prima de riesgo

Con este panorama vamos a encontrarnos con una prima de riesgo la española por encima de los 470 puntos básicos y una gran dificultad para financiarnos en los mercados. A partir de ahí estaremos en el famoso punto de no retorno y España será rescatada de la misma forma que lo han sido Grecia o Portugal, aunque sólo si hay suficiente dinero.

Si se puede rescatar a España los ciudadanos podrían perder totalmente su estado de bienestar

Una de las grandes consecuencias de un hipotético rescate a España como consecuencia de la caida de Bankia sería la pérdida de la capacidad de decisión del gobierno a la hora de aplicar medidas económicas, pasando a ser parte estas de una serie de condiciones por parte de la UE o el FMI a cambio de recibir dicha ayuda.

Estas condiciones como ya hemos visto en el caso del rescate a Grecia se ceban en la ciudadanía, sobre la que cargan la gran mayoría de los recortes y podemos ver como todos los desmanes de la banca los paga el pueblo, sin conseguir mejorar por ello su tasa de paro o sus perspectivas económicas ante las duras condiciones que han permitido el rescate a su economía.