Los bonos hipotecarios una trampa para la dación en pago

Sin hacer la ley ya está hecha la trampa de la dación en pago

La gran mayoría de bancos y cajas se ha adherido al código de buenas prácticas dictado por el gobierno y aprobado por el congreso. Recordamos que es un código al que los bancos se adhieren voluntariamente y en el cual se recogen una serie de prácticas llamadas de buena fé o éticas por parte de la banca para con sus clientes.

La piedra angular de dicho escrito es la posibilidad de la dación en pago de la hipoteca por aquellos que no puedan pagarlas. Y aunque esta se concede tan sólo en determinadas circunstancias, cosa que ya provoca agravio comparativo en gran parte de las circunstancias en las que se pueda llegar a solicitar por parte del hipotecado y denegar por parte del banco, los bancos y cajas ya se están protegiendo ante la posibilidad de que este método de pago de la hipoteca se aplique por ley.

La creación de cédulas hipotecarias para financiar al banco

Una gran cantidad de bancos y cajas está utilizando una fórmula que ya llevó a la economía española al borde de la quiebra y que en la actualidad está sirviendo para acaparar más dinero. La fórmula es simple, la creación de paquetes de cédulas hipotecarias.Estas son bonos que cuentan como garantía con préstamos del Banco emisor, este se asegura su cobro contra préstamos garantizados por propiedades inmuebles.El gran problema de estos bonos es que el inversor puede venderlo en la bolsa en caso de necesitar liquidez, con lo que los valores hipotecarios pueden acabar en manos de segundos y terceros.

Los bancos colocan deuda hipotecaria al mercado en grandes cantidades

Los bancos están creando estas cédulas hipotecaias a un ritmo alarmante. En las últimas semanas Ibercaja ha colocado 1.500 millones, Banco Popular 600 millones, Bankia 500 millones y así sucesivamente ocurrirá con el resto de entidades. Estas son deudas contraidas por los clientes hipotecados por contrato que pasan a formar parte del valor de un paquete financiero.

Otros bancos venden las deudas hipotecarias a empresas buitre

Bancos como el Santander están vendiendo las carteras de los llamados préstamos fallidos en este caso por 450 millones de euros.Banco Santander ha firmado con Lone Star la compraventa de una cartera de préstamos hipotecarios valorada en cerca de 150 millones de euros. En una operación paralela, el primer banco español por activos ha colocado a Cerberus otro porfolio de créditos morosos por 300 millones. Según otras fuentes financieras, el precio de venta ronda el 32% del valor nominal de los préstamos.

Y aquí está la primera trampa sobre el código de buenas prácticas bancarias

Lone Star y Cerberus son fondos oportunistas o también llamados fondos buitre, estos son algunos de los fondos que están negociando con la gran mayoría de las entidades españolas comprar sus carteras de fallidos con descuento.

Estas empresas adquieren los créditos hipotecarios sobre la vivienda o bienes inmuebles sobre los que pueden ejercer opción de embargo. Esta operación es un modo indirecto de especulación sobre vienes inmuebles por medio del embargo. La situación es beneficiosa para las dos partes, los bancos limpian su inagen al tiempo que recuperan el dinero prestado y los fondos adquieren por medio de embargos una gran cantidad de bienes inmuebles a bajo precio.

Cédulas hipotecarias y la burbuja inmobiliaria

La segunda trampa sobre el código de buenas prácticas bancarias

Esta segunda treta se puede denominar chantaje financiero. Si la banca coloca miles de millones en cédulas hipotecarias, cosa que va a suceder en pocas semanas, el gobierno en ningún momento podrá aprobar una ley que permita la dación en pago de la vivienda, ya que de salir a la luz cualquier tipo de ley de este tipo hundiría la economía, en concreto a la banca que arrastraría la economía nacional con ella.

El panorama de la dación en pago muy negro

En los próximos meses la gran mayoría de hipotecados que intenten la dación en pago podrán encontrarse con el siguiente panorama. El banco ya no será responsable de su hipoteca, por lo que no podrá acogerse a esta práctica, y los embargos pueden multiplicarse si las llamadas empresas buitre empiezan a hacerse con bienes inmobiliarios pertenecientes a familias en quiebra.

Las cédulas hipotecarias ya provocaron una burbuja inmobiliaria

Por si nadie lo recuerda, los famosos activos tóxicos fueron cédulas hipotecarias emitidas sobre hipotecas que a posteriori no se pudieron pagar. Estas cédulas al igual que las anteriores son un método para especular con la vivienda de manera indirecta y que puede estallar. Cabe recordar que el aumento del valor de estos productos en bolsa y la consiguiente posibilidad de especulación con los mismos han sido uno de lo impulsores del crédito hipotecario excesivo. La posibilidad de especular con créditos hipotecarios no pagados podría llevar incluso a a crear arbitrajes con las concesiones de dichos créditos hipotecarios con el único fin de crear estos bonos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *